EL SECTOR DE LA MADERA – ¿QUÉ EPIS SON NECESARIOS?

El sector de la madera presenta, al igual que otros sectores, riesgos para la salud, a la hora de realizar tareas que pueden provocar enfermedades o accidentes para los que los realizan. Por este motivo, es fundamental la utilización de Equipos de Protección Individual (EPIs) para proteger al usuario de posibles lesiones.

En esta entrada al blog queremos proporcionar los conocimientos necesarios que faciliten la elección más adecuada de utilizar estos elementos de protección y sus normativas.

 

Equipos de Protección Individual

PROTECCIÓN RESPIRATORIA

Uno de los principales riesgos a tener en cuenta en el sector de la madera es el respiratorio puesto que es una de las principales vías de entrada al organismo, tanto  por la exposición al polvo como a los agentes químicos presentes en la composición.

Características específicas del polvo de madera

En la exposición de trabajos realizados con la madera hay que tener en cuenta dos características importantes:

  • Tipo de madera: dependiendo de la especie del árbol y del tratamiento se distinguen dos tipos: las blandas y las duras (consideradas estas últimas como cancerígenas). Además, tenemos que tener en cuenta, que pueden contener numerosos agentes químicos como exógenos aplicados durante su transformación.
  • Tamaño de las partículas de polvo: dependiendo del tipo de madera y de las múltiples fases de transformación hasta su acabado, se producirán: Partículas de mayor tamaño que en su mayoría, quedan depositadas en las vías respiratorias superiores y Partículas de menor tamaño que pueden llegar hasta los alveolos pulmones, produciendo en cualquiera de los dos casos lesiones y enfermedades perjudiciales para la salud.

Por este motivo es muy importante utilizar equipos que pertenezcan a categoría III

 

GUANTES DE SEGURIDAD

Este es otro de los principales riesgo en el sector de la madera, puesto que es otra de las principales vías de entrada al organismo (la epidermis).

Los guantes de trabajo tienen como función principal la de proteger dedos, manos y antebrazos frente a posibles riesgos a la hora de tratar la madera, ya sea a la hora de transportarla, moverla o trabajarla, como por la manipulación de utensilios manuales o maquinarias. 

Por este motivo es imprescindibles la utilización de guantes de protección en función de las tareas que se van a desempeñar. Siendo las más comunes las de riesgo mecánico (EN 388) y riesgo químico (EN 374).

 

El sector de la madera

El sector de la madera

El sector de la madera

El sector de la madera

 

 

 

 

 

PROTECCIÓN OCULAR

Los ojos y la cara son partes de nuestro cuerpo que están más expuestos a los daños producidos por proyecciones de partículas o virutas de madera provenientes de los diferentes procesos de trabajo como: corte, cepillado, fresado, etc.

Deben utilizarse gafas de protección de montura universal, montura integral Línea Pr0, montura integral línea Steel o pantallas faciales  (Línea Crasher), (Línea Volt), dependiendo de la tarea a realizar bajo la normativa EN166

El sector de la madera

El sector de la madera

 

PROTECCIÓN AUDITIVA

En este sector se utilizan máquinas o herramientas que producen bastante ruido, por lo que se deben elegir protectores auditivos que proporcionen una correcta atenuación dependiendo de los valores de exposición a los que se esté sometido. Para ello utilizaremos Tapones bajo normativa EN 352-2 Orejeras EN 352-1.

En ambientes de altas temperaturas y gran acumulación de polvos es preferible utilizar tapones. En situaciones de exposición repetida a ruidos de corta duración es preferible usar orejeras o tapones con arnés ya que su colocación y retirada es más rápida. De todos modos hay otros factores a tener en cuenta tal y como lo explicamos en Protectores auditivos

 

PROTECCIÓN DE PIES

Se utilizará un Calzado de Seguridad para uso profesional  con certificación EN 20345, que además de los requisitos básicos (resistencia en puntera a 200 J, plantilla anti-perforación, suela antideslizante, etc.), sea un Calzado de Seguridad que aporte ergonomía, confort y transpirabilidad a lo largo de todo su jornada laboral.

 

 

Debido a la alta peligrosidad a la hora de desempeñar este tipo de trabajos, es de vital importancia, realizar la evaluación y prevención de riesgos por personal cualificado, para garantizar y mantener unas condiciones de trabajo seguras, dando prioridad a las medidas de protección colectiva frente a las medidas de protección individual.

 

El amianto, alto riesgo para la salud

El amianto está considerado como una sustancia altamente peligrosa. Aunque la comercialización y su uso fue prohibida en diciembre del 2001, todavía quedan  numerosas construcciones anteriores a esta fecha que contienen este tipo de sustancia.

Los trabajos más frecuentes están relacionados con la demolición, retirada y eliminación, mantenimientos, limpieza y descontaminación, eliminación de residuos, etc.

Las fibras de amianto o asbesto pueden permanecer suspendidas en el aire o adheridas a la ropa incluso días, son tan pequeñas que no se aprecian a simple vista: no se evaporan, ni se disuelven, ni descomponen.

La exposición de fibras de amianto se produce por inhalación, fijándose en los pulmones provocando enfermedades que pueden ocasionar la muerte, tales como cáncer de pulmón, mesotelioma maligno, fibrosis pulmonar, etc.

La utilización de Equipos de Protección Individual (EPIs) es recomendable siempre, incluso en aquellas situaciones en las que la evaluación de riesgos nos indique que no es probable que se sobrepase el valor límite puesto que no hay ninguna exposición a amianto, por pequeña que sea, que pueda considerarse segura.

La normativa de referencia es el Real Decreto 396/2006, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud aplicable a los trabajos con riesgo de exposición al amianto.

 

Uso de EPIs para las vias respiratorias

Según lo dispuesto en el Artículo 8 del Reglamento, se deberá optar por este tipo de protección cuando las medidas de prevención y protección colectiva, de carácter técnico u organizativo, resulte insuficiente para garantizar que no se sobrepase el valor límite establecido en el Artículo 4.1.

Equipos filtrantes por respiración del usuario:

En trabajos de corta duración y para valores de concentración inferiores al VLA-ED.

  • Mascarillas auto-filtrantes contra partículas FFP3 (EN 149):

 

El amianto, alto riesgo | MarcaPL

El amianto, alto riesgo | MarcaPL

 

 

Mascarillas plegadas 2288-M32.

 

 

 

El amianto, alto riesgo | MarcaPL

El amianto, alto riesgo | MarcaPL

 

Mascarillas desechables 2288-M104 E, 2288-M104 PRO, 2288-M104CAE

 

 

 

 

En trabajos en los que no se espera  que la concentración ambiental supere el VLA-ED.

  • Semimáscara o máscara + filtros contra partículas P3 (EN 140-EN-136-EN-143-EN-141).2288-SE, 2288-FP3, 2288-FP3 CA, 2288-FA1P3 (en caso de presencia, además del amianto, de gases o vapores orgánicos Clase 1), 2288-FCP3 (en caso de presencia, además del amianto, de gases o vapores orgánicos e inorgánicos, gases ácidos y/o amoniaco Clase 1).
El amianto, alto riesgo | MarcaPL

El amianto, alto riesgo | MarcaPL

  • 2288-MF, 228-FNA2P3 (en caso de presencia, además del amianto, de gases o vapores orgánicos Clase 2) , 2288-FNCP3 (en caso de presencia, además del amianto, de gases o vapores orgánicos e inorgánicos, gases ácidos y/o amoniaco Clase 2)
El amianto, alto riesgo | MarcaPL

El amianto, alto riesgo | MarcaPL

 

Equipos filtrantes con ventilación asistida:

En trabajos en los que la concentración ambiental supera o es probable que supere el VLA-ED.

  • Adaptador facial (máscara o capucha) + filtro contra partículas P3 (EN 12942- EN 12941-EN-143-EN-141). Su marcado es TMP3 y THP3 respectivamente.

 

Equipos aislantes de aire comprimido

 

En trabajos en los que la concentración ambiental supera ampliamente el VLA-ED.

  • Semiautónomos (EN 138-EN 14593-EN 14594)
  • Autónomos. (EN 137-EN 145)

 

 

Uso de EPIs para el cuerpo

Debe  proteger al trabajador impidiendo la penetración de partículas sólidas en suspensión y cubrir todo el cuerpo:

  • Protección del cuerpo (tronco, brazos y piernas) se utilizarán Buzos desechables provistos de capuchas Tipo 5, preferiblemente antiestático para evitar la atracción y fijación de fibras de amianto al traje (EN 13982-1 y EN 1149-5)
El amianto, alto riesgo | MarcaPL

El amianto, alto riesgo | MarcaPL

                                                                  Vestuario desechable STEELGEN

 

  • Protección de las manos, se utilizarán guantes bajo Normativa EN374 (Guantes de protección contra productos químicos)

Se recomienda guante de Nitrilo:  688-ND/N y 688-NDL/N

 

  • Protección Ocular, se deben utilizar gafas de montura integral (EN 166) Se elegirá la montura y los oculares en función del uso, recomendándose:

         Gafas de montura integral Línea Pro

 

  • Otros, se deberán utilizar otros EPIs adecuados a las condiciones de trabajo específicas y los riesgos previamente evaluados por personal cualificado, como pueden ser: Protección de la cabeza, auditiva, caídas, etc.

         Catálogo MARCA

Es fundamental que el personal que intervenga en el plan de prevención y evaluación de riesgos tenga los conocimientos específicos adecuados para evitar riesgos al trabajador.

Todos los EPIs serán seleccionados siempre  por personal cualificado y experimentado tras una evaluación específica de los riesgos en las condiciones de trabajo concretas para los que van a ser utilizados.

RIESGO ELÉCTRICO Y NORMATIVAS

El riesgo eléctrico constituye uno de los riesgos laborales más comunes por estar presente en casi todas las actividades laborales.

La definición de Riesgo eléctrico según el Insht, es todo riesgo originado por la energía eléctrica. Quedando incluidos los siguientes riesgos:

  • Choque eléctrico por contacto con elementos en tensión por contacto eléctrico directo o indirecto.
  • Quemaduras a consecuencia de un arco eléctrico provocado por un cortocircuito. Arco eléctrico es cuando la corriente eléctrica salta de un elemento conductor en tensión a otro, o simplemente al suelo.
  • Caídas o golpes como consecuencia de choque o arco eléctrico.
  • Explosiones por la acumulación de cargas electrostáticas generando atmósferas explosivas.

 

Los ambientes ATEX (Atmósferas Explosivas) en ambientes clasificados como ATEX es necesario como mínimo, el uso de Ropa Ignífuga (EN11612) y Antiestática  (EN1149-5). Otras normas como la protección contra el Arco Eléctrico (EN61482) amplían el espectro de uso y refuerzan la seguridad del trabajador en caso de que se produzca un Arco Eléctrico, y son cada vez más necesarias dependiendo de la tarea a realizar.

 

Riesgo eléctrico y normativas

A continuación, detallamos los Equipos de Protección individual (EPIs) que deben utilizarse en este tipo de trabajos y la normativa que se aplica a cada uno de ellos.

Protección de la cabeza

La labor principal del casco de protección es de proteger frente a choques o impactos, pero cuando estamos desempeñando trabajos con riesgo eléctrico, tenemos que tener en cuenta que además tiene que protegernos del paso de la corriente eléctrica al cuerpo del trabajador a través de la cabeza.

 

 

 

Riesgo eléctrico | MarcaPL

Riesgo eléctrico | MarcaPL                                                               

Casco electricamente aislante

 

Protección facial y ocular

Pantallas faciales contra el arco eléctrico de cortocircuito. Deben tener un espesor mínimo de 1,2mm, una altura de visión libre en sentido vertical de 150 mm.  como mínimo y una clase de protección de 2-1,2 o 3-1,2. El número 8 es el símbolo de marcado que indica la solidez frente al arco eléctrico de cortocircuito.

EN166 Protección Ocular EN170 Protección Ocular. Filtros Ultravioletas (2-1,2)

 

Riesgo Eléctrico | MarcaPL

Riesgo Eléctrico | MarcaPL

 

Pantallas faciales

          Casco dieléctrico 2088-CV                                            Soporte para visor  2188-SV

          Adaptador dieléctrico para casco 2188-ACV              Visor contra arco eléctrico (8) 2188-VV         

          Visor contra arco eléctrico (8) 2188-VV

 

Protección de manos

Guantes aislantes de la electricidad. Destinados a evitar el paso de la corriente eléctrica en el caso de contacto con un elemento en tensión.

 

 

 

 

 

 

Riesgo eléctrico | MarcaPL

Riesgo eléctrico | MarcaPL

Guantes aislantes de la electricidad

 

Protección de los pies

**Solo el calzado fabricado íntegramente con polímeros (Clase 2), tipo bota de agua, garantiza el aislamiento eléctrico según la única norma de riesgo eléctrico en la actualidad. El calzado de seguridad de piel o microfibra, aunque sea Metal Free no debe usarse como calzado eléctricamente aislante**

 

Tenemos que diferenciar dos grupos de calzado según Asepal:

  • Calzado aislante de la electricidad (EN 50321)

Calzado destinado a ofrecer una gran resistencia eléctrica, por lo que evita que la corriente penetre al cuerpo del usuario. Destinado para trabajos en instalaciones de baja tensión. Este tipo de calzado es un EPI de Categoría III.

 

Se distinguen dos clases que indican el valor de tensión máxima a la que podemos trabajar con seguridad:

Clase 00: Uso en instalaciones de hasta 500 V en c.a. y 750 V en c.c.

Clase 0: Uso en instalaciones de hasta 1000 V en c.a. y 1500 V en c.c.

Riesgo eléctrico | MarcaPL

Riesgo eléctrico | MarcaPL

Bota de agua de seguridad y riesgo eléctrico

 

  • Calzado conductor y antiestático (EN ISO 20345)

Existen dos tipos de calzado para conectar las personas a tierra, evitando que se carguen electrostáticamente: calzado antiestático y calzado conductor (no destinados a trabajos con electricidad).

 

Calzado conductor:

Este tipo de Calzado es un EPI de Categoría II.

El calzado conductor tiene una resistencia eléctrica muy baja y se utiliza cuando es necesario minimizar la carga eléctrica acumulada en el menor tiempo posible (por ejemplo, cuando se manipulan sustancias con energía de ignición muy bajas, como ciertos explosivos de alta sensibilidad). Este tipo de calzado no debe llevarse cuando exista riesgo de contacto eléctrico accidental y no es adecuado para uso general. El calzado conductor debe tener un límite superior de resistencia eléctrica de 100 kΩ. de acuerdo con la Norma EN ISO 20344.

 

 

Calzado antiestático:

El calzado antiestático tiene un límite superior y otro inferior de resistencia. El límite superior es lo suficientemente bajo como para evitar la acumulación electrostática en la mayoría de las situaciones y el límite inferior con objeto de asegurar alguna protección limitada en caso de defecto de algún equipo eléctrico. El calzado antiestático se debería utilizar cuando sea necesario minimizar la acumulación electrostática mediante la disipación de las cargas, por ejemplo, cuando se trabaje en zonas clasificadas como atmósferas explosivas, pero el riesgo de choque eléctrico no se ha eliminado completamente. Este tipo de calzado es adecuado para uso general.

 

Este tipo de Calzado es un EPI de Categoría II.

El calzado antiestático presenta una resistencia eléctrica entre 100 kΩ y 1000 MΩ. de acuerdo con la Norma EN ISO 20344

 

 

El calzado ESD  “Electro Static Discharge”

El calzado ESD está destinado para ser utilizado dentro de Áreas de Protección Electrostática  (EPA), por ser un calzado con gran capacidad conductora, por lo que evita la acumulación de energía electrostática.

Riesgo eléctrico | MarcaPL

Riesgo eléctrico | MarcaPL

Zapato 1688.ZU PRO y bota 1688-BU PRO ESD “Metal Free”

 

Debido a la alta peligrosidad a la hora de desempeñar este tipo de trabajos, es de vital importancia, realizar la evaluación y prevención de riesgos por personal cualificado, para garantizar y mantener unas condiciones de trabajo seguras, dando prioridad a las medidas de protección colectiva frente a las medidas de protección individual.

 

Protectores oculares y faciales – clasificación y normativa

Protectores oculares y faciales | Marca Protección laboral

Protectores oculares y faciales | Marca Protección laboral

 

Existen profesiones en que resulta fundamental la utilización de Protectores Oculares y faciales para proteger a los trabajadores de posibles lesiones, por este motivo, queremos  proporcionar los conocimientos necesarios que facilite la elección más adecuada a la hora de utilizar estos elementos de protección.

Los ojos y la cara son partes de nuestro cuerpo que están más expuestos al peligro y los daños producidos son en muchas ocasiones irreparables. Por este motivo, es de vital importancia la Prevención y evaluación de riesgos, dando prioridad a las medidas de protección colectiva frente a las medidas de protección individual.

La elección de los protectores oculares y faciales, se determina en función del “nivel de prestación”  dependiendo del riesgo frente al que protejan, (teniendo en cuenta que pueden producirse varios simultáneamente). Dicha elección deberá ser realizada por personal capacitado, con un conocimiento amplio del puestos de trabajo y su entorno, y siempre contando con la colaboración del trabajador.

 

Factores de riesgos

  • Riesgos mecánicos: proyección de partículas, polvo de partículas gruesas, salpicaduras de líquidos a presión, salpicaduras de metal fundido, arco eléctrico de cortocircuito…
  • Riesgos químicos: salpicadura de sustancias químicas, aerosoles líquidos, humos, gases, vapores, polvo fino, agentes biológicos…
  • Riesgos por radiación: ultravioletas, solares, infrarrojos por soldadura, infrarrojos por calor radiante, laser…

El nivel de riesgo se basa en función de la intensidad del mismo o la gravedad de daños que pueda producir.

 

Clasificación de protectores oculares y faciales

Existen dos grandes grupos dependiendo de la zona que protejan:

Gafas de protección: solo protegen los ojos y se clasifican:

  • Según el riesgo que vamos a cubrir (mecánico, químico o por radiación)
  • Según el diseño (tipo de montura, sistema de sujeción, sistema de ventilación y con o sin protección lateral).
  • Según las prestaciones del ocular material del protector, clase óptica: pueden ser tipo 1, 2 o 3 y según sus características (graduadas o no graduadas).

Pantallas de protección: protegen los ojos, la totalidad o parte de la cara u otras zonas de la cabeza y se clasifican:

  • Según el riesgo que vamos a cubrir (mecánico, químico o por radiación)
  • Según el diseño: (tipo de montura, tipo de mirilla o marco, sistema de sujeción)
  • Según las prestaciones del visor (material del visor y clase óptica: pueden ser tipo 1, 2 o 3)

 

Tipos de protectores

Riesgos mecánicos: proyección de partículas (impactos)

Riesgos por radiación (IR, UV, solar, láser)

 

Riesgos mecánicos:

-Proyección de partículas (impactos)

-Exposición a partículas de polvo gruesas (virutas, humos, polvo, etc)

-Proyecciones de salpicaduras de metales fundidos y sólidos candentes.

Riesgos químicos: Exposición a gases y partículas de polvo finas.

Riesgos por radiación (IR, UV, solar)

 

Riesgos mecánicos:

-Proyecciones de partículas (impactos)

-Salpicaduras de metales fundidos y sólidos calientes.

-Arco eléctrico de cortocircuito

Riesgos por radiación (IR, UV, solar)

 

Riesgos mecánicos:

-Proyecciones de partículas (impactos)

 

Riesgos mecánicos:

– Proyecciones de partículas (impactos)

– Salpicaduras de metales fundidos y sólidos calientes.

Riesgos por radiación procedente de soldadura y técnicas afines.

 

Normativas Europeas

EN166 Protección individual de los ojos. Requisitos.
EN169 Filtros para soldadura y técnicas relacionadas.
EN170 Filtro para ultravioletas.
EN171 Filtros para infrarrojos.
EN172 Filtros de protección solar para uso laboral.
EN175 Equipos para la protección de los ojos y la cara durante la soldadura y técnicas afines.
EN207 Filtros y gafas de protección contra la radiación láser.
EN208 Gafas de protección para los trabajos de ajuste de láser y sistema láser.

Todos los protectores oculares y filtros pertenecen a la categoría II de la clasificación de los EPIs, excepto los siguientes que son de categoría III:

-Filtros o protectores para ambientes calurosos (igual o superior a 100º)

-Contra radiaciones ionizantes.
-Contra riesgo eléctrico.
-Contra la radiación láser.

 

Marcado

El marcado sirve para identificar el riesgo contra el que el protector ocular ha sido certificado. Se trata de un código compuesto de una letra y números que indican las especificaciones de protección.

El primer número indica el tipo de protección contra radiaciones ópticas:
2. Ultravioleta
3. Ultravioleta sin alteración de los colores
4. Infrarrojos
5. Luz solar
6. Luz solar con protección específica contra infrarrojos

El segundo número indica el nivel de protección de acuerdo con riesgo expresado en el primero.
Un solo número indica el grado de protección contra varios tipos de soldadura (desde 1.2 hasta 16).
La letra entre paréntesis indica el fabricante. El número siguiente indica la clase óptica (de 1 a 3, donde 1 indica la mejor calidad óptica).
La última letra indica el nivel de resistencia mecánica.

Trabajos verticales – Riesgos y normativas.

Marca Protección Laboral - Trabajos verticales

Marca Protección Laboral – Trabajos verticales

Los trabajos verticales según el INSHT son todos aquellos donde se utilizan técnicas de acceso y posicionamiento mediante cuerdas, anclajes y aparatos de progresión .  Su uso es  aconsejable donde sea imposible instalar andamios, plataformas de trabajo u otros equipos de altura por las características de la zona y para trabajos de corta duración.

La principal ventaja de estos trabajos reside en que llegan a puntos inaccesibles, pero conlleva un elevado riesgo para el trabajador que los realiza, puesto que el acceso al lugar de trabajo como la ejecución del mismo se lleva a cabo a gran altura. Destinado principalmente en trabajos de mantenimiento, construcción, limpieza, montajes de estructuras, etc.

Los trabajos verticales requieren unas medidas de protección laboral específicas, por lo que es de vital importancia garantizar y mantener unas condiciones de trabajo seguras, dando prioridad a las medidas de protección colectiva frente a las medidas de protección individual.

Por este motivo, este proceso debe ser realizada por personal cualificado que se encargue de realizar la evaluación y prevención de riesgos, teniendo en cuenta las necesidades profesionales que se vayan a cubrir.

Evaluación de riesgos:

  • Estudio del lugar donde se van a realizar los trabajos, así como, la maquinaria, el entorno, los equipos, materiales que se van a emplear, etc.
  • Riesgos a los que van a estar sometidos, debidos a la altura a la que se van realizar los trabajos, proximidad a un vacío, otros trabajos que se están realizando en la mismo zona, riesgos relacionados con la ejecución del propio trabajo, etc.
  • Tareas a realizar, duración, frecuencia, posturas, etc.
  • Características del trabajador: la persona que realiza este tipo de trabajos tiene que estar debidamente formación y acreditado como técnico en trabajos verticales, ser mayor de edad y con buenas actitudes físicas y psicológicas, teniendo que realizar exámenes médicos cada año para descartar posibles problemas.

Riesgos asociados a trabajos verticales

Los principales riesgos:

  • Caídas de personas a distinto nivel: Este riesgo es el más peligroso puesto que los trabajos normalmente se realizan a gran altura y las consecuencias pueden ser mortales. Por este motivo, es de vital importancia el estado de los equipos y materiales empleados, la existencia de puntos de anclajes suficientes y una buena planificación en seguridad.

Los equipos de protección anti-caídas necesarios son: Arneses y cinturones / Absorbedores de energía / Elementos de amarre /  Línea de vida verticales / Dispositivos retráctil / Mosquetones o conectores.

 

  • Caídas de materiales a distinto nivel: las herramientas y demás accesorios deberán estar sujetos al arnés o al asiento del trabajador, o sujetas por otros medios adecuados con el fin de evitar caídas involuntarias.

 

  • Condiciones atmosféricas (niebla, viento o precipitaciones): no se realizarán trabajos o tendrán que interrumpirse cuando se ponga en peligro la seguridad del trabajador.

 

  • Trastornos músculos-esqueléticos ocasionados por las posturas que el trabajador deberá adquirir y la duración que necesita para realizarlas, teniendo en cuenta que se encuentra en suspensión y sin punto de apoyo.

 

 

Normativas en trabajos verticales

-Norma EN341 Dispositivos de descenso.
-Norma EN353 Dispositivo anti-caída.
-Norma EN353-1 Dispositivos deslizantes anti-caídas con línea de anclaje rígida.
-Norma EN353-2 Dispositivos deslizantes anti-caídas con línea de anclaje flexible.

-Norma EN354 Elementos de amarre.
-Norma EN355 Absorbedores de energía.
-Norma EN358 Epis para sujeción en posición de trabajo y prevención de caídas en altura. Cinturones para sujeción y retención y componentes de amarre de sujeción. Aplicable a equipos destinados a mantener al usuario en su posición de trabajo (Sujeción) e impedir que llegue a un lugar en el que se pueda producir una caída en altura (Retención). En ningún caso un sistema de sujeción o retención debe usarse como anti-caída.
-Norma EN360 Dispositivos anti-caídas retractiles.
-Norma EN361 Arneses anti-caída.
-Norma EN362 Conectores.

-Norma EN363 Esta norma específica la terminología y los requisitos generales de los sistemas anti-caídas utilizados como EPIs contra caída de altura. Deben diseñarse y fabricarse con un nivel alto de protección que no genere riesgos, de fácil colocación, ligeros y sin desajustes, y que permitan una posición correcta después de la parada.
-Norma EN364 Regula los métodos de ensayo.
-Norma EN365 Requisitos generales para instrucciones de uso y marcado.
-Norma EN566 Anillos de cinta.
-Norma EN567 Bloqueadores.
-Norma EN795 Dispositivos de anclaje.
-Norma EN813 Trabajos en Suspensión.
-Norma EN1496 Sistemas de Salvamento.
-Norma EN1891 y EN ISO 1140 Cuerdas Trenzadas y Cuerdas de fibra (poliamida).

Mantenimiento

Según la norma EN365 cada equipo ha de ser revisado por el usuario de manera visual antes de cada uso para comprobar que el funcionamiento sea correcto y no suponga un riesgo.En el caso de que esto no sea así, se debe informar a su suprior de cualquier anomalía, defecto o deterioro para que proceda a la sustitución.

Es necesario asegurarse del correcto almacenamiento, mantenimiento y limpieza del equipo para así alargar su vida útil.

 

 

Trabajos en cocinas – Factores de riesgo y medidas preventivas.

Marca protección Laboral - Trabajos en cocinas

Marca Protección Laboral – Trabajos en cocinas

 

Los accidentes relacionados con trabajos en cocinas son bastantes frecuentes. Por este motivo, queremos centrarnos en los factores de riesgo y medidas preventivas relacionadas con este sector.

Las cocinas son áreas de trabajo que implica una serie de riesgos comunes que pueden dañar la salud de los trabajadores si no se adoptan las medidas preventivas adecuadas. La mayoría de estos riesgos pueden evitarse mediante una correcta organización y formación del personal.

Deben disponer de un plan de emergencias y evacuación elaborado por personal capacitado, así como, señalización adecuada y elementos de extinción de incendios homologados y revisados según normativa.

Por este motivo es fundamental la formación del personal sobre la utilización de estos elementos, de forma que sepan actuar con rapidez frente a un imprevisto.

La elección de los Equipos de Protección Individual (Epis), debe realizarla un técnico competente y seleccionarlo según las necesidades profesionales que se vayan a cubrir.

 

Riesgos asociados y medidas preventivas en trabajos en cocinas

1.- Cortes y pinchazos

Se trata de unos de los principales riesgos de trabajos en cocinas debido a la manipulación de utensilios manuales (cuchillos, ganchos, tijeras…), máquinas auxiliares (cortadora, picadoras, sierras…), latas de conserva, etc.

Medidas preventivas:

  • Mantener las herramientas de cortes bien afiladas con mangos antideslizantes.
  • Utilizar siempre los empujadores en la utilización de máquinas auxiliares.
  • Desconectar de la corriente las máquinas en caso de atasco o procesos de limpieza.
  • Usar  Equipos de protección Individual (Epis) adecuados para cada operación como: guantes y mandiles de malla metálica, gafas de seguridad en operaciones de corte de piezas cárnicas y corte/ limpieza de pescado, etc.

2.- Caídas o resbalones.

Este es otro de los accidentes más frecuentes en las cocinas:

Caídas al mismo nivel: debido principalmente a suelos en mal estado, sucios con restos de comida, grasientos o recién fregados.

Medidas preventivas:

  • Reparar inmediatamente los suelos en mal estado.
  • Proceder a la limpieza inmediata ante derrames o salpicaduras.
  • Colocar carteles de “suelo mojado” en procesos de limpieza.

Caídas a distinto nivel: debido principalmente a la no utilización de los medios adecuados para alcanzar objetos de las alturas o la utilización de escaleras.

Medidas preventivas:

  • Para acceder a zonas altas utilizar escaleras de mano en buen estado y colocarlas de forma segura que impida el deslizamiento. (Nunca subir a cajas, sillas, etc)
  • Cuando se utilicen escaleras fijas no circular con prisas y utilizar todos los peldaños.

En ambos casos se debe usar calzado de seguridad con suela antideslizante, resistente a la penetración y repelente al agua Bota “Alborán” y zapato “Adriatico”.

3.- Golpes y caída de objetos

Este factor de riesgo viene originado fundamentalmente por la falta de orden y organización de los trabajos en cocinas.

Medidas preventivas:

  • Mantener el puesto de trabajo limpio y en orden.
  • Almacenar correctamente los utensilios de trabajo.
  • Colocar los objetos más pesados en las partes inferiores de las estanterías.
  • Para evitar golpes, mantener las vías de circulación libres de obstáculos, cerrar cajones y puertas de armarios, hornos, lavavajillas, etc.
  • Usar calzado de seguridad con puntera reforzada para proteger de posibles caídas de objetos.

En los trabajos de cocinas relacionados con cargas y descargas para almacenamiento o en cámaras frigoríficas se deben utilizar las gorras antigolpes para proteger la cabeza contra objetos duros e inmóviles.

4.- Contacto término y quemaduras

En la cocinas las superficies calientes, el contenido de los recipientes y la misma fuente de calor (fogones, hornos, freidoras…) son factores de riesgo que provocan accidentes graves provocando quemadura.

Medidas preventivas:

  • Orientar los mangos de los recipientes hacia el interior de los fogones.
  • No echar agua en sartenes calientes o en llamas.
  • Introducir progresivamente los alimentos en los recipientes con líquidos calientes o aceites para freír.
  • Utilizar guantes, chaquetas, mandiles, etc. para proteger frente a quemaduras por contacto directo o por salpicaduras.
  • Utilizar gafas de seguridad como protección frente a salpicaduras de líquidos.

5.- Contaminación acústica

El ruido es otro de los riesgos más comunes en las cocinas profesiones, a consecuencia del funcionamiento simultáneo de varios aparatos, el ruido de loza y pequeño menaje en general, el tono de voz de los mismo trabajadores, etc.

Por este motivo es de vital importancia la Prevención y evaluación de la exposición al Ruido en el puesto de trabajo.

Medidas preventivas:

6.- Estrés térmico

En los trabajos en cocina es muy frecuente estar expuestos a temperaturas extremas:

Temperaturas altas, cuando se cocina cerca de las fuentes de calor es conveniente llevar ropa ligera y transpirable para que no suponga un aumento del calor corporal.

Temperaturas bajas, cuando se penetra en cámaras frigoríficas y de congelación es conveniente llevar prendas de abrigo y guantes adecuadas para que no suponga pérdidas del calor corporal.

Medidas preventivas:

  • Ventilar adecuadamente el puesto de trabajo y utilizar campanas extractoras para retirar los vapores producidos al cocinar alimentos.
  • Las cámaras frigoríficas tendrán que estar dotadas de un sistema de seguridad que avise de fugas o escapes de gases y dispondrán en el exterior de la puerta una señal luminosa que advierta de presencia de personas en su interior.

7.- Instalaciones eléctricas

En las cocinas hay multitud de aparatos eléctricos que utilizamos con las manos, pies o prendas de vestir húmedos, por lo que es un factor de riesgo que puede ocasionar accidentes por contacto directo o indirecto. Por este motivo, es de vital importancia:

  • Realizar mantenimientos periódicos y siempre efectuado por personal cualificado.
  • No verter líquidos cerca de las tomas de corriente o cuadros eléctricos.
  • Las instalaciones no sobrecargarlas enchufando varios en la misma toma de corriente.
  • Desechar los aparatos que estén en mal estado o hayan sufrido algún golpe.
  • Mantener las manos, pies y prendas de vestir completamente secos antes de utilizar los aparatos eléctricos.
  • Utilizar guantes y calzado dieléctrico bajo normativa CE

8.- Riesgos ergonómicos

Existen numerosas tareas realizadas por el personal de trabajos en cocinas que pueden ocasionar a largo plazo lesiones al trabajador, como:

Posturas forzadas y movimientos repetitivos: procurar mantener la espalda recta, doblar las piernas con frecuencia y durante las pausas efectuar movimientos suaves de estiramiento. Es de vital importancia la formación de los trabajadores para adoptar las posturas correctas en cada tarea.

Manipulación manual de cargas: levantar la carga con los músculos de las piernas y no con los de la espalda, evitar mover una sola persona cargas muy pesadas y mantener el objeto pesado próximo al cuerpo en todo el trayecto realizando pasos cortos.

Medidas preventivas:

  • Utilizar Faja lumbar para reforzar la parte baja de la espalda y abdomen.

9.- Riesgos biológicos

Debido a la continua manipulación de alimentos, en las cocinas se presentan riesgos que se pueden considerar contaminantes biológicos, tales como hongos, bacterias, virus, etc. y que pueden ser susceptibles de provocar efectos negativos en la salud del trabajador.

Medidas preventivas:

  • Debe extremarse la higiene personal teniendo lavabos o duchas provistas de jabones desinfectantes.
  • En los lugares de trabajo no se puede fumar, comer o beber.
  • En el caso de producirse un corte o pinchazo hay que desinfectar la herida y colocar un apósito impermeable o guante en el caso de que se produzca en las manos.
  • Será necesario el uso de EPIs, tales como guantes, ropa desechable, mascarillas, gafas y botas de goma bajo normativa CE.

10.- Limpieza de cocinas

Existen una gran variedad de productos químicos para la limpieza de cocinas que por su composición implican una serie de riesgos para la salud, ocasionando quemaduras por contacto, salpicaduras y proyecciones a los ojos e inhalación de vapores nocivos.

Medidas preventivas:

  • Antes de utilizar el producto lea detenidamente la etiqueta e indicaciones de peligro y cumpla todas las medidas de seguridad.
  • Mantenga estos productos en su envase original siempre que sea posible y convenientemente cerrados.
  • Almacenar los detergentes y desinfectantes alejados de los alimentos.
  • Para manipular estos productos será necesario la utilización de los Equipos de protección Individual (Epis) como guantes, mascarillas y gafas de seguridad.

 

Radiaciones solares y golpes de calor en el puesto de trabajo

Radiaciones solares y golpes de calor

Radiaciones solares y golpes de calor

Con la llegada del verano, las elevadas radiaciones solares y los golpes de calor, especialmente en horas centrales del día, aumentan los riesgos para la salud en trabajos que se realizan al aire libre.

Las radiaciones solares a las que se encuentran expuestos los trabajadores en la época estival pueden ser causas de accidentes laborales o incluso la muerte.

Debido a la elevada temperatura, existen unos factores a tener en cuenta a la hora de realizar trabajos al aire libre, como la acumulación excesiva de calor en el organismo al realizar actividades físicas, tiempo de exposición y, por supuesto, los condicionantes personales como la edad, obesidad, enfermedades cardiovasculares, problemas respiratorios, etc… Pero sin duda, el efecto más grave es el golpe de calor.

 

Medidas preventivas 

  • Proporcionar agua potable en las proximidades del puesto de trabajo.
  • Limitar el tiempo o la intensidad de exposición.
  • Planificar las tareas más pesadas en las horas de menos calor.
  • Habilitar zonas de sombra en la medida de lo posible.
  • En locales cerrados instalar ventiladores, equipos de climatización, etc.
  • Aumentar la frecuencia de las pausas de recuperación
  • Informar a los trabajadores sobre los riesgos relacionados con el calor, sus efectos y las medidas preventivas y de primeros auxilios que hay que adoptar.
  • Proporcionar a los trabajadores el EPI adecuado a su actividad.

 

Uso de Epis frente a radiaciones solares y golpes de calor

Existen puestos de trabajo donde es inevitable no estar expuesto a radiaciones solares y por consiguiente a sufrir golpes de calor a lo largo de su jornada laboral. Como por ejemplo: el sector de la construcción, mantenimiento de carreteras, minería a cielo abierto, trabajos de vigilancia, primeros auxilios y salvamento, pintores, etc.

El hecho de implementar medidas preventivas es la única forma posible de evitar muchos accidentes que, en ocasiones, producen lesiones irrecuperables.

 

  • Lesiones oculares en cornea, cristalino, retina… incluso ocasionar enfermedades como conjuntivitis e inducir a la aparición de cataratas provocada por las radiaciones ultravioletas. Por este motivo, es necesario la utilización de gafas de calidad con cristales resistentes a la radiación. 2188-GCP, 2188-GRG, 2188-GSPG

 

  • La piel es otra de las partes que más sufre a las radiaciones solares  y es muy frecuente que aparezcan enfermedades como: quemaduras solares, melanomas, etc. por lo tanto es de vital importancia el uso de cremas solares de protección alta.

 

 

 

  • Proteger la cabeza además de ante golpeos, también frente a insolaciones o golpes de calor, con la utilización de Cascos o Gorras dependiendo del trabajo que se vaya a desempeñar.

 

Uso de EPIs frente a productos fitosanitarios

 

El nuevo informe presentado recientemente al consejo de derechos humanos de la ONU se muestra muy crítico con las multinacionales que fabrican pesticidas a nivel global.

Dicho  informe afirma que los pesticidas tienen “un impacto catastrófico sobre el medio ambiente, la salud humana y la sociedad en su conjunto”, causando más de 200.000 muertes al año por envenenamiento según la relatora de la ONU sobre el derecho a la alimentación, Hilal Elver.

La gran mayoría de la población está expuesta a los pesticidas  a través de los alimentos, el agua, el aire o por contacto con productos químicos y sus residuos, provocando consecuencias irreversibles sobre la salud

Hilal Elver afirma también que “mientras que los consumidores de los países desarrollados suelen estar mejor protegidos de los pesticidas, los trabajadores agrícolas no lo están”.

 

Para la prevención de los posibles riesgos derivados de la manipulación de los pesticidas es conveniente tener en cuenta:

– La toxicidad de los productos que está utilizando.

– El tiempo de exposición.

– La utilización de los equipos de protección individual para su protección.

La utilización de equipos de protección individual  (EPIs), es imprescindible frente a la exposición de productos fitosanitarios, para reducir el nivel de exposición, la contaminación y posible intoxicación.

 

¿Qué es un producto fitosanitario o plaguicida?

Se conoce como producto fitosanitario o también conocido como producto plaguicida, aquellas sustancias que tiene como objetivo prevenir o destruir:

  • todo tipo de insectos (insecticidas)
  • los ácaros (acaricidas),
  • los moluscos (molusquicidas),
  • los roedores (rodenticidas),
  • los hongos (fungicidas),
  • las malas hierbas (herbicidas),
  • las bacterias (antibióticos y bactericidas)
  • y otras formas de vida animal o vegetal perjudiciales para la salud pública y también para la agricultura.

 

 

 

¿Qué Equipos de protección individual (EPIs) se deben utilizar para este tipo de productos?

Guantes

Las manos y los antebrazos son las partes del cuerpo que están más expuestos a la hora de enfrentarse a los plaguicidas. Los guantes debes ser usados en  situaciones donde los pesticidas puedan entrar en contacto con las manos, como cuando se trabaja con equipos contaminados.

Deben cumplir los siguientes requisitos mínimos:

  • Regulado bajo normativa europea (EN374).
  • Resistencia mecánica frente a la abrasión, corte, rasgado y perforación (EN388).
  • Protección en medios grasos, químicos o acuosos.
  • Impermeables y flexibles.

Materiales:

  • Guantes de PVC : proporciona impermeabilidad, buena resistencia a los productos químicos, a las grasas y a los hidrocarburos.
  • Guantes de LATEX sin soporte: otorga un excelente agarre y resistencia a la abrasión, además de un alto nivel de confort por su elevada flexibilidad.
  • Guantes de NEOPRENO: aporta resistencia a ácidos, disolventes y adhesivos industriales.
  • Guantes de NITRILO: ofrece resistencia frente a grasas, aceites e hidrocarburos.
Vestuario

Hay gran variedad, pero la característica más importante de los materiales, es la permeabilidad del tejido, la transpiración y el nivel de prestación, siguiendo siempre las instrucciones del fabricante.

Con los buzos desechables para riesgos químicos se pretende dar una adecuada protección a la persona que manipula este tipo de sustancias. Es importante que estas prendas se ajusten al cuello, cintura, muñecas y tobillos para impedir la entrada de productos.

Calzado
  • Se debe llevar botas de goma lo más altas posibles y no enguatadas por dentro.
  • Deben colocarse por fuera de las perneras del buzo, menos en tratamientos con polvos, en los que deben ir por dentro.
  • Llevar el marcado CE.
Protección Ocular

Para la correcta protección debemos emplear gafas o pantallas faciales con el marcado CE, categoría II y campo de uso 3. Éstas deberán ser cerradas o bien ajustadas a la cara, y ofrecer un buen campo de visión.

Protección Respiratoria

Es muy importante protegernos debidamente contra los daños por inhalación, pues se trata de un tipo de daño que para el trabajador puede ser muy grave a medio y largo plazo.

Para determinar la selección de la mascarilla, semimáscara o máscara es preciso conocer: el contaminante, su concentración y toxicidad.

Es de máxima importancia la sustitución de los filtros siguiendo las especificaciones del fabricante. Cuando se compra el producto hay que fijarse en la fecha de caducidad.

 

 

Recomendaciones generales:

  • Leer atentamente la etiqueta del producto a utilizar para conocer las instrucciones de empleo y la naturaleza del producto que se maneja.
  • Lavar las manos con agua y abundante jabón antes de comer, beber o fumar.
  • Garantizar un buen estado de conservación y limpieza de todos los Equipos de Protección Individual.

Hay que tener en cuenta que ha de ser el prevencionista el encargado de evaluar los riesgos según el trabajo que desempeña.

STEELPRO

STEELPRO GEN

Nuestra nueva marca para EPIS distintos de guantes, ropa y calzado. Se trata de una marca propiedad de nuestra matriz Bunzl que ha tenido un enorme éxito en Iberoamérica incluso desplazando a las primeras y más prestigiosas marcas mundiales. Estamos convencidos que con esta nuestra marca, por diseño, calidad y precio, conseguiremos un importante posicionamiento en el mercado.

CONÓZCALA PULSANDO AQUÍ