RIESGO ELÉCTRICO Y NORMATIVAS

El riesgo eléctrico constituye uno de los riesgos laborales más comunes por estar presente en casi todas las actividades laborales.

La definición de Riesgo eléctrico según el Insht, es todo riesgo originado por la energía eléctrica. Quedando incluidos los siguientes riesgos:

  • Choque eléctrico por contacto con elementos en tensión por contacto eléctrico directo o indirecto.
  • Quemaduras a consecuencia de un arco eléctrico provocado por un cortocircuito. Arco eléctrico es cuando la corriente eléctrica salta de un elemento conductor en tensión a otro, o simplemente al suelo.
  • Caídas o golpes como consecuencia de choque o arco eléctrico.
  • Explosiones por la acumulación de cargas electrostáticas generando atmósferas explosivas.

 

Los ambientes ATEX (Atmósferas Explosivas) en ambientes clasificados como ATEX es necesario como mínimo, el uso de Ropa Ignífuga (EN11612) y Antiestática  (EN1149-5). Otras normas como la protección contra el Arco Eléctrico (EN61482) amplían el espectro de uso y refuerzan la seguridad del trabajador en caso de que se produzca un Arco Eléctrico, y son cada vez más necesarias dependiendo de la tarea a realizar.

 

Riesgo eléctrico y normativas

A continuación, detallamos los Equipos de Protección individual (EPIs) que deben utilizarse en este tipo de trabajos y la normativa que se aplica a cada uno de ellos.

Protección de la cabeza

La labor principal del casco de protección es de proteger frente a choques o impactos, pero cuando estamos desempeñando trabajos con riesgo eléctrico, tenemos que tener en cuenta que además tiene que protegernos del paso de la corriente eléctrica al cuerpo del trabajador a través de la cabeza.

 

 

 

Riesgo eléctrico | MarcaPL

Riesgo eléctrico | MarcaPL                                                               

Casco electricamente aislante

 

Protección facial y ocular

Pantallas faciales contra el arco eléctrico de cortocircuito. Deben tener un espesor mínimo de 1,2mm, una altura de visión libre en sentido vertical de 150 mm.  como mínimo y una clase de protección de 2-1,2 o 3-1,2. El número 8 es el símbolo de marcado que indica la solidez frente al arco eléctrico de cortocircuito.

EN166 Protección Ocular EN170 Protección Ocular. Filtros Ultravioletas (2-1,2)

 

Riesgo Eléctrico | MarcaPL

Riesgo Eléctrico | MarcaPL

 

Pantallas faciales

          Casco dieléctrico 2088-CV                                            Soporte para visor  2188-SV

          Adaptador dieléctrico para casco 2188-ACV              Visor contra arco eléctrico (8) 2188-VV         

          Visor contra arco eléctrico (8) 2188-VV

 

Protección de manos

Guantes aislantes de la electricidad. Destinados a evitar el paso de la corriente eléctrica en el caso de contacto con un elemento en tensión.

 

 

 

 

 

 

Riesgo eléctrico | MarcaPL

Riesgo eléctrico | MarcaPL

Guantes aislantes de la electricidad

 

Protección de los pies

**Solo el calzado fabricado íntegramente con polímeros (Clase 2), tipo bota de agua, garantiza el aislamiento eléctrico según la única norma de riesgo eléctrico en la actualidad. El calzado de seguridad de piel o microfibra, aunque sea Metal Free no debe usarse como calzado eléctricamente aislante**

 

Tenemos que diferenciar dos grupos de calzado según Asepal:

  • Calzado aislante de la electricidad (EN 50321)

Calzado destinado a ofrecer una gran resistencia eléctrica, por lo que evita que la corriente penetre al cuerpo del usuario. Destinado para trabajos en instalaciones de baja tensión. Este tipo de calzado es un EPI de Categoría III.

 

Se distinguen dos clases que indican el valor de tensión máxima a la que podemos trabajar con seguridad:

Clase 00: Uso en instalaciones de hasta 500 V en c.a. y 750 V en c.c.

Clase 0: Uso en instalaciones de hasta 1000 V en c.a. y 1500 V en c.c.

Riesgo eléctrico | MarcaPL

Riesgo eléctrico | MarcaPL

Bota de agua de seguridad y riesgo eléctrico

 

  • Calzado conductor y antiestático (EN ISO 20345)

Existen dos tipos de calzado para conectar las personas a tierra, evitando que se carguen electrostáticamente: calzado antiestático y calzado conductor (no destinados a trabajos con electricidad).

 

Calzado conductor:

Este tipo de Calzado es un EPI de Categoría II.

El calzado conductor tiene una resistencia eléctrica muy baja y se utiliza cuando es necesario minimizar la carga eléctrica acumulada en el menor tiempo posible (por ejemplo, cuando se manipulan sustancias con energía de ignición muy bajas, como ciertos explosivos de alta sensibilidad). Este tipo de calzado no debe llevarse cuando exista riesgo de contacto eléctrico accidental y no es adecuado para uso general. El calzado conductor debe tener un límite superior de resistencia eléctrica de 100 kΩ. de acuerdo con la Norma EN ISO 20344.

 

 

Calzado antiestático:

El calzado antiestático tiene un límite superior y otro inferior de resistencia. El límite superior es lo suficientemente bajo como para evitar la acumulación electrostática en la mayoría de las situaciones y el límite inferior con objeto de asegurar alguna protección limitada en caso de defecto de algún equipo eléctrico. El calzado antiestático se debería utilizar cuando sea necesario minimizar la acumulación electrostática mediante la disipación de las cargas, por ejemplo, cuando se trabaje en zonas clasificadas como atmósferas explosivas, pero el riesgo de choque eléctrico no se ha eliminado completamente. Este tipo de calzado es adecuado para uso general.

 

Este tipo de Calzado es un EPI de Categoría II.

El calzado antiestático presenta una resistencia eléctrica entre 100 kΩ y 1000 MΩ. de acuerdo con la Norma EN ISO 20344

 

 

El calzado ESD  “Electro Static Discharge”

El calzado ESD está destinado para ser utilizado dentro de Áreas de Protección Electrostática  (EPA), por ser un calzado con gran capacidad conductora, por lo que evita la acumulación de energía electrostática.

Riesgo eléctrico | MarcaPL

Riesgo eléctrico | MarcaPL

Zapato 1688.ZU PRO y bota 1688-BU PRO ESD “Metal Free”

 

Debido a la alta peligrosidad a la hora de desempeñar este tipo de trabajos, es de vital importancia, realizar la evaluación y prevención de riesgos por personal cualificado, para garantizar y mantener unas condiciones de trabajo seguras, dando prioridad a las medidas de protección colectiva frente a las medidas de protección individual.

 

Trabajos verticales – Riesgos y normativas.

Marca Protección Laboral - Trabajos verticales

Marca Protección Laboral – Trabajos verticales

Los trabajos verticales según el INSHT son todos aquellos donde se utilizan técnicas de acceso y posicionamiento mediante cuerdas, anclajes y aparatos de progresión .  Su uso es  aconsejable donde sea imposible instalar andamios, plataformas de trabajo u otros equipos de altura por las características de la zona y para trabajos de corta duración.

La principal ventaja de estos trabajos reside en que llegan a puntos inaccesibles, pero conlleva un elevado riesgo para el trabajador que los realiza, puesto que el acceso al lugar de trabajo como la ejecución del mismo se lleva a cabo a gran altura. Destinado principalmente en trabajos de mantenimiento, construcción, limpieza, montajes de estructuras, etc.

Los trabajos verticales requieren unas medidas de protección laboral específicas, por lo que es de vital importancia garantizar y mantener unas condiciones de trabajo seguras, dando prioridad a las medidas de protección colectiva frente a las medidas de protección individual.

Por este motivo, este proceso debe ser realizada por personal cualificado que se encargue de realizar la evaluación y prevención de riesgos, teniendo en cuenta las necesidades profesionales que se vayan a cubrir.

Evaluación de riesgos:

  • Estudio del lugar donde se van a realizar los trabajos, así como, la maquinaria, el entorno, los equipos, materiales que se van a emplear, etc.
  • Riesgos a los que van a estar sometidos, debidos a la altura a la que se van realizar los trabajos, proximidad a un vacío, otros trabajos que se están realizando en la mismo zona, riesgos relacionados con la ejecución del propio trabajo, etc.
  • Tareas a realizar, duración, frecuencia, posturas, etc.
  • Características del trabajador: la persona que realiza este tipo de trabajos tiene que estar debidamente formación y acreditado como técnico en trabajos verticales, ser mayor de edad y con buenas actitudes físicas y psicológicas, teniendo que realizar exámenes médicos cada año para descartar posibles problemas.

Riesgos asociados a trabajos verticales

Los principales riesgos:

  • Caídas de personas a distinto nivel: Este riesgo es el más peligroso puesto que los trabajos normalmente se realizan a gran altura y las consecuencias pueden ser mortales. Por este motivo, es de vital importancia el estado de los equipos y materiales empleados, la existencia de puntos de anclajes suficientes y una buena planificación en seguridad.

Los equipos de protección anti-caídas necesarios son: Arneses y cinturones / Absorbedores de energía / Elementos de amarre /  Línea de vida verticales / Dispositivos retráctil / Mosquetones o conectores.

 

  • Caídas de materiales a distinto nivel: las herramientas y demás accesorios deberán estar sujetos al arnés o al asiento del trabajador, o sujetas por otros medios adecuados con el fin de evitar caídas involuntarias.

 

  • Condiciones atmosféricas (niebla, viento o precipitaciones): no se realizarán trabajos o tendrán que interrumpirse cuando se ponga en peligro la seguridad del trabajador.

 

  • Trastornos músculos-esqueléticos ocasionados por las posturas que el trabajador deberá adquirir y la duración que necesita para realizarlas, teniendo en cuenta que se encuentra en suspensión y sin punto de apoyo.

 

 

Normativas en trabajos verticales

-Norma EN341 Dispositivos de descenso.
-Norma EN353 Dispositivo anti-caída.
-Norma EN353-1 Dispositivos deslizantes anti-caídas con línea de anclaje rígida.
-Norma EN353-2 Dispositivos deslizantes anti-caídas con línea de anclaje flexible.

-Norma EN354 Elementos de amarre.
-Norma EN355 Absorbedores de energía.
-Norma EN358 Epis para sujeción en posición de trabajo y prevención de caídas en altura. Cinturones para sujeción y retención y componentes de amarre de sujeción. Aplicable a equipos destinados a mantener al usuario en su posición de trabajo (Sujeción) e impedir que llegue a un lugar en el que se pueda producir una caída en altura (Retención). En ningún caso un sistema de sujeción o retención debe usarse como anti-caída.
-Norma EN360 Dispositivos anti-caídas retractiles.
-Norma EN361 Arneses anti-caída.
-Norma EN362 Conectores.

-Norma EN363 Esta norma específica la terminología y los requisitos generales de los sistemas anti-caídas utilizados como EPIs contra caída de altura. Deben diseñarse y fabricarse con un nivel alto de protección que no genere riesgos, de fácil colocación, ligeros y sin desajustes, y que permitan una posición correcta después de la parada.
-Norma EN364 Regula los métodos de ensayo.
-Norma EN365 Requisitos generales para instrucciones de uso y marcado.
-Norma EN566 Anillos de cinta.
-Norma EN567 Bloqueadores.
-Norma EN795 Dispositivos de anclaje.
-Norma EN813 Trabajos en Suspensión.
-Norma EN1496 Sistemas de Salvamento.
-Norma EN1891 y EN ISO 1140 Cuerdas Trenzadas y Cuerdas de fibra (poliamida).

Mantenimiento

Según la norma EN365 cada equipo ha de ser revisado por el usuario de manera visual antes de cada uso para comprobar que el funcionamiento sea correcto y no suponga un riesgo.En el caso de que esto no sea así, se debe informar a su suprior de cualquier anomalía, defecto o deterioro para que proceda a la sustitución.

Es necesario asegurarse del correcto almacenamiento, mantenimiento y limpieza del equipo para así alargar su vida útil.

 

 

TRABAJOS EN ALTURA CON ANDAMIOS

Trabajos en altura con andamios

Trabajos en altura con andamios

En la industria en general suelen utilizarse de forma habitual los andamios para realizar trabajos en altura. Hay que tener en cuenta  que el andamio es una estructura auxiliar que facilita el acceso a partes altas, donde se realizan trabajos puntuales de limpieza, pintura, mantenimiento, construcción, restauración de edificios, etc.

Existen trabajos que requieren unas medidas de protección laboral específicas. Los trabajos de altura utilizando andamios es una de ellas. Por este motivo, es de vital importancia garantizar y mantener unas condiciones de trabajo seguras, dando prioridad a las medidas de protección colectiva frente a las medidas de protección individual.

 

Como evitar accidentes

El hecho de implementar medidas preventivas es la única forma posible de evitar muchos accidentes que, en ocasiones, producen lesiones irrecuperables o incluso la muerte.

En primer lugar, lo que hay que tener en cuenta es tomar  las medidas necesarias de seguridad,  tanto en el montaje y desmontaje del andamio como en el trabajo que se va a realizar con su utilización. Este proceso debe ser supervisado por un profesional cualificado, que se encargue de realizar la evaluación y prevención de riesgos.

 

Medidas preventivas de protección colectiva

  • Todas las partes del andamio (plataformas, pasarelas y escaleras), serán construidas de tal forma que se evite la caída del trabajador, así como caídas de objetos.
  • Los andamios móviles deberán asegurarse contra movimientos involuntarios.
  • La zona de trabajo como la de paso será protegida por barandillas resistentes con una altura mínima de 90 cm y también deberían contar con un listón intermedio y rodapié.
  • Todas las conexiones deben tener pasadores de seguridad.
  • Las plataformas no pueden estar resbaladizas y tendrán un mínimo de 60 cm. de ancho y se inmovilizarán para evitar vuelcos o deslizamientos.
  • El montaje de un nivel superior se realizará una vez que el inferior sea seguro.
  • Se colocarán barras trasversales para que tenga más estabilidad.
  • Mantener la distancia de seguridad cuando se trabaje en las proximidades de instalaciones con tensión.
  • No se deberán pintar los andamios para así poder detectar posible daños en la estructura.
  • En el caso de que la plataforma supere los 3 metros y medio de altura se utilizará equipos de protección como un arnés anclado a una línea de vida.
  • Y por supuesto, no se procederá al movimiento del andamiento si existe personal en el mismo. El acceso a la plataforma se hará correctamente por medio de las escaleras y nunca por la parte exterior.

 

Qué Equipos de Protección Individual necesitamos

  • Casco de seguridad Para proteger de los posibles impactos de la cabeza contra los tubos del andamio u otros objetos. “Mountain” – normativa EN-397 y “Yako” – normativa EN-12492.

 

 

  • Calzado de seguridad (normativa EN-20345). Protege frente a resistencia a impactos con puntera reforzada, plantilla anti-perforación, calzado antiestático, con suela antideslizamiento, etc. “Praxis”, “Emerita” y “Atlanta

 

 

  • Cualquier otro Equipo de protección Individual a utilizar depende del tipo de trabajo y las condiciones de lugar donde esté instalado el andamio y siempre bajo el criterio de la persona encargada de la evaluación de riesgos.

 

Uso y mantenimiento

Antes de utilizar los equipos de protección en altura es imprescindible revisar el funcionamiento para que todo esté correcto y no suponga un riesgo. En el caso de que esto no sea así, se debe informar a su superior de cualquier anomalía, defecto o deterioro para que proceda a la sustitución.

Es necesario asegurarse del correcto almacenamiento, mantenimiento y limpieza del equipo para así alargar su vida útil